¿Qué es el frío industrial?

1.- ¿Qué es el frío industrial?

El frío industrial es un terreno sofisticado en el cual se desarrolla la actividad tecnológica de proyectar, construir y mantener instalaciones frigoríficas.

A día de hoy, el frío industrial adquiere una gran importancia en nuestras vidas, disminuyendo la temperatura para aumentar nuestro confort y calidad de vida. Igualmente, nos permite conservar alimentos y otros materiales durante su almacenamiento y distribución, reduciendo la velocidad de descomposición de los mismos.

Para entender el proceso de enfriamiento, es muy importante aclarar el concepto de frío. El frío no es más que la ausencia de calor. Es decir, el frío no se genera, sino todo lo contrario. Cuando enfriamos, realmente lo que hacemos es retirar el calor, ya sea del ambiente de un lugar, como unas oficinas o de un producto perecedero, como unos tomates. Ello posibilita que los mismos bajen de temperatura y, por tanto, aumenten su tiempo de conservación.

Para conseguir el proceso de enfriamiento, los sistemas de refrigeración utilizan los cambios de estado de un fluido frigorígeno o refrigerante dentro de un proceso cíclico. Durante el proceso, se fuerza mecánicamente la circulación de un refrigerante en un circuito cerrado, que se divide en dos zonas: zona de alta presión y zona de baja presión. El propósito no es otro que aquel en el que el fluido absorba calor del ambiente en el evaporador, dentro de la zona de baja presión, cediéndolo a su vez en la zona de alta presión, en el condensador.

Usamos refrigerantes o fluidos frigorígenos debido a las propiedades los mismos, como la temperatura de vaporización a presión atmosférica. Los refrigerantes más utilizados tienen temperaturas de ebullición en condiciones normales alrededor de -40ºC, resultando realmente beneficioso a la hora de llevar a cabo el proceso de refrigeración.

Para entender más este proceso, supongamos un refrigerante de tales características en el interior de un circuito frigorífico. El compresor eleva la presión y la temperatura del refrigerante hasta alcanzar la temperatura de condensación. Al atravesar el refrigerante por la batería del condensador, este cede calor con el medio exterior produciéndose la condensación del fluido. Cuando pasado por el recipiente de líquido, el refrigerante llega en estado líquido a la válvula de expansión. Hasta esta parte del proceso se considera que se encuentra dentro de la zona de alta presión.

Una vez el fluido en estado líquido llega a la válvula de expansión, ésta provoca una caída repentina de la presión. El fluido, todavía en estado líquido, y a la presión de vaporización, penetran en el evaporador ubicado en el medio que se pretende enfriar, absorbiendo la energía térmica del medio, que corresponde al calor latente de vaporización. De esta forma, el fluido sale del evaporador completamente en estado gaseoso. El tramo del circuito que parte desde la válvula de expansión hasta el compresor se conoce como zona de baja presión.

A continuación el vapor resultante de nuestro refrigerante es aspirado por el compresor para iniciar de nuevo el ciclo.

M. L. G., Ingeniero Técnico Industrial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *